Páginas vistas en total

domingo, 26 de enero de 2014

UN ADIÓS MÁS, OTRO MENOS.

Mi despedida. Sería larga y triste si pudiera describir lo que siento con todas las palabras que han sido profanadas con solo pensamientos fugaces, necesitaría palabras nuevas y vírgenes para definir esto, algo que hiciera estremecerse con tan sólo pronunciarlo. Recuerdo tu cercanía como si fueran esas melodías que con el paso del tiempo parecen no querer abandonarnos nunca, como algunos pensamientos que son tan cariñosos que nos ahogan en sus abrazos, como esos olores que nos acercan presencias que creíamos tener olvidadas… tengo el alma desorientada por dos mundos antagónicos, el que soñé y el que pasó de largo como las palomas por las calles. 


Me aferro a aquellos recuerdos que pasaron tan desapercibidos por tu vida que les has puesto otra cara y otro nombre. A veces las cosas son tan simples que sólo un loco comprendería. Cada defecto que se destapa hace más humana la visión global, pero sólo el desprecio y la humillación quita la máscara al más perfecto de los engaños.


 El amargo sabor de la despedida sólo se hace una vez y es la historia de cada uno, las bases para volver a partir sin rumbo fijo. El cero de cada historia que comienza con un recuerdo en blanco y negro y que va tomando color con cada frase que dicto, un amargor y una caída de ojos que se aleja de lo que quieres mirar. El físico de cada uno que hace que de una simple mirada o golpe de vista juzguen el interior por un mal peinado por un mal gesto por un vistazo por engordar; por sufrir por una mirada vacía, por un mal vestido ya tienes mal aspecto.


 Pedir perdón por existir por ser fea por no llegar a lo que esperan, por no tener ese brillo en la mirada con el que sueñan. Yo ya no pido perdón soy yo y si tengo que decir adiós lo digo porque sé que mi sonrisa es de corazón, y que merezco un equitativo que piense que soy única como lo que sienten al mirarme…



Recuerdo tantas cosas que no parece mi vida.es como un tráiler de una película. La música y los recuerdos el sabor de tu presencia, el olor de ti, el sabor de tus te quiero, el tacto de tus manos buscando un trocito de mi alma que te demostrara que valía. Recuerdo mirar los edificios altos consolándome en tu presencia imaginaria como si fuera tu mirada imaginaria con la que tanto soñé; saber que respirabas el mismo aire que yo; ser consciente de que existes… igual idealicé, seguro que me dejé llevar por mis sueños y metas, pero te busqué y te encontré, y mirarte a los ojos es lo que jamás olvidaré, tu mirada y tus ganas tu amor; sé que existió aunque te obligabas a decir no porque las cosas no caminaban en tu dirección.


 Guardaré los momentos íntimos celosamente porque sé que no contarás a nadie lo mucho que sentía ser así. 



Aún, después de tanto tiempo, te confesaré, que escucho nuestra canción. Y pienso que no te conozco aún pero estoy contigo y siempre estoy a ciegas, sin saber qué eres, y ahí estaré, por culpa de hacer tiempo y conocer a alguien tan especial que cambió el rumbo de mi vida, por una conversación de ascensor tonta, por interesarme por alguien diferente, por 3 palabras en una pantalla, fui a por ti para que no estuvieras solo… y no sé qué pasó pero no puedo vivir sin ti, sin saber sin tu sombra que me dice necesito a alguien que no seas tú; que me diga si te pasa algo me muero, y la verdad miro tantas caras que me siento una extraña en mi propio mundo. 


Todo ha sido mejor que yo para ti, y como me dijiste no quiero limosnas quiero a alguien que de verdad merezca, y esa no eres tú. Yo me iré y no miraré atrás porque detrás hay muchas caras muchos corazones muchos adioses e infinidad de comienzos que he sabido dejar por el camino. Ya no tengo rencor ya no siento ya no padezco pero yo también quiero algo más que una limosna quiero vivir! Y sin ti lo haré sin llorar. Adiós. Ahora empieza mi nueva etapa. Y esta vez sé quién soy y eso ya me hace sonreír.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar