Páginas vistas en total

domingo, 26 de enero de 2014

La pieza que me faltaba

Esta entrada es algo muy personal, visto que mi blog no tiene muchos adeptos, tampoco me importa, no quiero más que vertir mis ideas a alguna parte, por si algún día me veo como mis padres, por si algún día mi mente se equivoca de camino y decide olvidar por culpa del adn. Adoro la música pero el ruido no, los tambores, los pitos, el bullicio, los gritos, hacen que me desquicie, no puedo ser más que leal a lo que pienso y soy, y me mato con la razón, soy crítica porque veo las cosas de forma diferente al resto del mundo, veo la bondad en cosas en las que sólo hay maldad; en pequeñas cosas cotidianas. La amistad se puede convertir en una trampa mortal, la distancia, las redes sociales, las fotos inocentes, todo ello pasa por el filtro de lo que desean los demás y te domina, sin tú quererlo, por dejarte llevar por la sinceridad. La sinceridad es algo que la gente no se toma de forma literal y yo sí. Soy sincera para lo bueno y lo malo, cuando hay que decir mentiras piadosas no puedo. Sólo es mi instinto de supervivencia lo que a veces me ha instado a mentir y decir no cuando era si. Cada día me doy más cuenta de el trastorno que tengo, que tengo que vivir siempre con él, aunque sea un camino solitario.Y un paso es reconocer lo que tengo. Asperger.

No hay comentarios:

Publicar un comentario